Mi abuelo está loco – Andrés Manuel López Obrador Presidente-

Posted on 9 mayo, 2018

0


fugazi_waitingroom

Andrés Manuel López Obrador… ¿Qué se puede escribir de El Peje que no se haya escrito?, vamos, incluso que yo mismo no haya ya escrito en este blog. Ya escribí en 2012 sobre su segunda candidatura presidencial y de paso revisé la historia de la ideología nacionalista mexicana y su recomposición alrededor de él. Ya conté la ocasión en que pude platicar con él. Ya planteé macabras hipótesis sobre lo envalentonada que quedaría la jauría del PRI de ganar en 2012, ¡qué desgracia!, todas se cumplieron, ahí están nuestros 43 muchachos muertos y las otras decenas de miles víctimas de la Narco Guerra.

Pero creo saber de qué escribir, de cómo El Peje ha evolucionado para ganar la elección en su tercer inning y empezar a hacer algo mejor con este país en el que nos tocó vivir.

Del fraude a la organización.

Nos habíamos quedado en la madrugada del 3 de julio de 2012, las noticias anunciaban la restauración de la dictadura del PRI. Todos los peores trucos de esta organización político-criminal habían funcionado, encuestas manipuladas, compro de voto en las colonias pobres, periodistas rastreros por consigna. Enrique Peña Nieto se hizo presidente. Sí, tarjetas precargadas ilegales. Sí, mapaches electorales… sí, sí, sí. El PRI hizo lo suyo y le salió.

Lo que no le salió fue gobernar. La papa caliente de la narcoguerra corroyó todos los magnificentes planes de Peña Nieto con sangre de masacres y ejecuciones extrajudiciales. Su notoria incapacidad de hilar una idea coherente fue escarnio popular continuo. Su rastrera actitud ante Donald Trump lo socavó. Su casa blanca y los inútiles intentos de hacerla ver como una propiedad legítima fallaron. Las fotos de los empresarios que se consideran sus amos apuntándole el índice en el rostro lo debilitó. Los narcogobernadores que adornaban sus selfies en Twitter hicieron tropelías masivas de norte a sur. Demás tropezones y trastabillones que son ya tan inútiles de enlistar. Pobre Peña Nieto, de no ser porque es un cómplice del encubrimiento y asesinato de nuestros 43 muchachos en Ayotzinapa y de decenas de maestros de primaria, me daría lástima.

Mientras Peña Nieto y el PRI se hundían en su propia porquería, El Peje se recuperó pronto de su derrota. A base de miles de viajes por tierra a todos los rincones de México apuntaló al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) que él creo como una organización

peje_enfermo

El Peje se enseñó a hacer uso de las redes sociales cuando se puso malito. Pronto se convirtió en su propio canal de difusión con miles de visitas.

paralela a su antiguo partido político (el PRD) y lo logró convertir en partido político nacional al primer intento.

A diferencia del PRD, en MORENA no hay personalidades al nivel o superiores a El Peje, es el amo y señor de su dirección política. El pobre PRD, que fue el partido que mantuvo a flote a la izquierda nacionalista, se hundió pronto en la ausencia de liderazgo, sus viejos líderes que se jalonearon permanentemente con El Peje, ya son unos ancianos (Muñoz Ledo, Cárdenas Solórzano, Ifigenia Martínez ). MORENA avanzó lento y firme atrás de El Peje.

El Fais del convaleciente

Desde el 2012, lo único que se ha atravesado en la avalancha de MORENA fue un tremendo susto en 2013. El Peje sufrió un ataque al miocardio en la madrugada del 3 de noviembre. Apenas contaba con 60 años y ya se andaba quedando en el camino.

No sé si fue coincidencia o diseño (creo que lo primero) pero durante su recuperación, El Peje comenzó a utilizar de forma frecuente y familiar a las redes sociales. En su Facebook comentaba cómo se sentía, cómo comía más sano, cómo salía a caminar y se hicieron virales sus videos regresando a jugar beisbol (como buen tabasqueño). Desde entonces, El Peje se hizo un estándar de las redes sociales mexicanas. Posteando continuamente videos desde todos los rincones de México, parándose a desayunar en la carretera, dando minicátedras de historia en paisajes y monumentos de México, haciendo cápsulas de la corrupción en el sitio involucrado. El Peje se hizo una personalidad política y de redes sociales, y me atrevo a decir que ha sido su principal arma en esta nueva elección, se hizo nuestro familiar, nuestro abuelo el idealista (ya tiene venerables 64 años).

Los oponentes de El Peje hoy pueden decir algún dato en su contra, y aunque tengan la tonalidad de voz correcta, la cara de seguridad absoluta y miles de minutos de spots contratados, a las 2 horas, en las redes sociales ya los están desmintiendo, caricaturizando en memes, haciendo microflashes contrainformativos casi instantáneos. No hay forma de que un contrincante de El Peje dé un paso turbio, sin que millones se enteren inmediatamente del contexto de la tranza, de la otra realidad -y siguiendo la tradición de Posadas- del escarnio muy mexicano, la burla popular.

La indefinición política como fortaleza

gueras_de_amlo

Las güeras de El Peje, Tatiana Clouthier y Beatriz Guitiérrez Müller, directora de campaña y esposa, respectivamente. Tatiana, hija de Maquío, el último PANista. Beatriz, classmate de la élite financiera de México y escritora. Reinas de las redes sociales, encarnación de la indefinición política (lo digo como elogio).

Ya lo he dicho antes, en México es una locura política que al revelar claramente alguna ideología, estás hecho pedazos. El Peje se identificaba hace 12 años claramente con la “izquierda”, hace 6 años ya no tanto, y hoy francamente esa palabra ya ni existe en su vocabulario. El Peje se ha presentado ante el público como un hombre de justicia totalmente desligado de ideología alguna. No sé de quién haya sido la idea, pero ha redituado y con creces. Las comparaciones con Chávez y con Evo se le resbalan, el mal chiste de los rusos nadie lo entendió, se junta con el anarquista Chomsky, con el socialista Corbyn, con el futbolista Blanco y con el ultracapitalista Fink, y él, tranquilo y tropical. Las encuestas dicen que Andrés Manuel está posicionado mayoritariamente en todos los estratos de edad, de educación y de género. Una posición histórica en México que nunca nadie había logrado desde el asesinado Colosio.

Esta indefinición ideológica es lo que más molesta a los más férreos oponentes de El Peje que paradójicamente, son la extrema derecha e izquierda, y es lo que más ha abierto su abanico electoral y achicado al del Partido Acción Nacional, esa masa deforme y desorientada de la derecha electoral y su mediocre candidato que posa como la única opción contra El Peje.

Pero la indefinición ideológica de El Peje es su fortaleza, su brazo derecho es Martí Batres, un universitario huelgista que celebra el cumpleaños de Marx. Su brazo izquierdo es Tatiana Clouthier, una güera norteña, fan de Maluma, maestra del trolleo político en redes, hija de Maquío, el último panista. Su columna vertebral es su esposa, una poetisa amiga de Silvio Rodríguez y compañera de escuela de los más acaudalados empresarios mexicanos. Su número 2 es Claudia Sheinbaum, una respetada académica e ingeniera que lidera con una mano en la cintura a miles de trabajadores hombres para hacer una obra masiva de concreto (el segundo piso ) y quien será con toda seguridad la Jefa de Gobierno de la gran Ciudad de México. Y así sigue el catálogo político que lo acompaña, no podría decir que es un arcoiris, porque un arcoiris es ordenado, esto es un… un… un yo-qué-sé, un Pejeiris, un desastre ideológico que lleva de 15-20 puntos de ventaja sobre su más cercano oponente.

Brillantes politólogos definirán en el futuro qué diablos fue este experimento. Si es el viejo dios azteca Tezcatlipoca, es el cerca y el junto, los dedos de la mano. Si es un Madero que hace combatir juntos a Carranza y a Zapata contra el anciano Don Porfirio. Sea como sea, El Peje es inmune a todo ataque y va a ser presidente… al menos que como dijo el tipo ese de apellido Solá, que “haya un falla de seguridad”, una falla calibre 0.50, supongo que quiso decir.

peje_pajaritos

Andrés Manuel ha hecho de su Facebook una enciclopedia de la historia de la corrupción en México. Aquí contando cómo la constructora Oberdrecht se hizo de instalaciones de PEMEX al cobijo de la desastrosa Reforma Energética.

El peligro para México.

Resumiendo, un movimiento nacional a ras de suelo, indefinición ideológica amplia, dominio maestro de redes sociales, la corrupción como enemigo claro, y la familiaridad de alguien a quien conocemos desde hace décadas, de nuestro abuelito loco. Esas son las armas y la armadura de El Peje en el 2018. ¿Y luego?…

El verdadero peligro para México ahora es ¿cuánto tiempo se va a mantener junto el Pejeiris?, ¿cuál es el aglutinante del Pejeiris después de la victoria electoral?, ¿a qué horas van a empezar los muy mexicanos jaloneos entre católicos, evangelistas, protosocialistas, norteños, sureños, empresarios, sindicalistas, agraristas, contratistas, libertarios?. ¿O es que México ha llegado a un contrato social único en el mundo?, ¿Madero, Carranza y Zapata, todos muertos y en monumentos, u otra cosa?.

No sé que vaya a pasar, pero, maldita sea, que será emocionante. Los de la izquierda de abajo sabemos que hay que acompañar al pueblo en esta nueva aventura, pero estaremos listos por si se derrite el experimento. Bien lo conocemos, ¡siempre Falta lo que Falta!.

P.D. para yo no quedar en la indefinición, sí, votaré por El Peje, por tercera ocasión.

peje_queretaro

El Peje ya no necesita mendigar tiempo a las televisoras ni a los empresarios, sus redes sociales son su propio canal y él es su productor.

 

 

Anuncios