La insoportable lentitud del fin de los tiempos (México y Venezuela, 2017).

Posted on 25 abril, 2017

0


sueño-con-serpientes

No sé si a los venezolanos los asusten con lo que pase en México, pero a los mexicanos, sí que nos asustan con lo que pasa en Venezuela. ¡Pobre Venezuela!, un país con un tirano populista, envuelto en violencia callejera y política, con una oposición noble bajo el yugo de los malvados… ¿quieren estar así?, ¿¡quieren estar así!?… creo que se puede decir lo mismo de México desde afuera.

Para acabar pronto Querido Lector, ambos países estamos jodidos por la entrada de una nueva era geológica, una guerra global de precios del petróleo y economías internas de baja tecnología. Pero si tiene tiempo, intentaré explicar más en extenso por qué estamos jodidos y unas pistas de cómo podríamos dejar de estarlo.

El fin de los tiempos.

No, no me he hecho un converso a alguna una secta apocalíptica, es que me inspira el saber que estoy vivo en una transición de épocas geológicas. Desde la primaria nos han enseñado que la historia natural de nuestro bello planeta se divide en épocas, con unos nombres que torturan a cualquier estudiante, que Mesozoica, Paleozoica, Cenozoica y sus subdivisiones imposibles de memorizar, de las cuales, tal vez sólo la Jurásica es famosa por la película de dinosaurios.

antropoceno

La huella de los simios inteligentes en la tercera roca del Sol.

La transición entre las eras se ha marcado por cambios profundos en la Tierra, que si se estrelló un meteorito y se extinguieron casi todas las formas de vida, que si aparecieron las plantas y su oxígeno envenenó todo. Pues resulta que estamos entrando al Antropoceno, una era donde el terrible ente causante de grandes cambios planetarios es un mamífero que viste ropas y anda en sus dos patas traseras. Sí, nosotros, los seres humanos, la humanidad, tú y yo.

Los cambios planetarios que este simio horrible semi-lampiño ha traído a este planeta son iguales de catastróficos que un meteorito impactándose contra el océano. Las consecuencias de este nuevo tiempo geológico se observan poco a poco por los ojos de un humano (a menos que alguien se ponga a disparar armas nucleares, en cuyo caso será fulminante), pero rápido para el resto de las formas de vida que aquí habitan.

El vivir esta transición de épocas debería ser algo emocionante, pero para un geólogo dentro de medio millón de años. Para uno que es un pobre humano más entre 7,500,000,000 que buscan sobrevivir, es algo más bien escalofriante.

¿Qué no iba a hablar de Venezuela?

Ya voy, le dije que contara con tiempo.

Los principales sufrimientos impuestos por el Antropoceno a la Madre Tierra son la extracción masiva de cosas de su interior y su movilización obscena hacia el exterior, llámese isótopos radioactivos, concreto, hierro, fertilizantes nitrogenados, y más terriblemente, petróleo y sus derivados como plásticos y gases de combustión.

Las consecuencias de lo anterior son la destrucción de la capa de ozono que nos protege de las radiaciones del Sol, el aumento de la temperatura planetaria, la destrucción de los ecosistemas y medios de subsistencia como la agricultura y la pesca, contaminación y desaparición de ríos y lagos, y  la reducción de la diversidad de formas de vida.

sequia-archivo

México es uno de los países que ha sufrido severos ciclos de sequía en este Siglo XXI, los investigadores consideran que es parte de los ciclos naturales alterados por el calentamiento global.

Si a esto le sumamos que los bichos de dos patas siguen reproduciéndose (seguimos, dijo aquel) y que en 80 años habrá que alimentar al doble de ellos y surtirles con el doble de combustible, smartphones, viajes baratos en avión, envoltorios plásticos y energía eléctrica, pues el reto para la superviviencia de la humanidad es muy grande. Los científicos calculan que en cuanto los humanos del 3er Mundo se hagan tan contaminantes como ya lo son los del 1er Mundo, harán falta otros tres planetas Tierra para soportar nuestra nutrición, nuestra vivienda, nuestra salud, nuestro andar en la vida pues.

¿Y Venezuela qué?.

 Pues que México y Venezuela son países con la afortunada desgracia (sic.) de estar sentados sobre grandes reservas de estos hidrocarburos salvajemente movilizados por los simios causantes del Antropoceno. En ambos países, este recurso natural no renovable ha sido administrado por una élite local descendiente de los conquistadores españoles que arrasaron involuntariamente con enfermedades a la población indígena local (al principio, después ya fue a propósito con guerra y discriminación), y que desde entonces ha gozado del control de todos los medios de producción.

Esta élite racista y atrincherada en la defensa de sus privilegios centenarios, ha usado a las ganancias de esta extracción petrolera para muchas cosas, menos para afrontar como nación una nueva era geológica. Tanto en México como en Venezuela, la adicción a esta casualidad de la naturaleza llamada petróleo, ha ocasionado que ambos países tengan economías de baja complejidad, es decir, ambos países lo mejor y casi lo único que saben hacer, es sacar petróleo y venderlo crudo.

venezuela_mexico_balanza_comercial

Lo que se presentan son gráficas de complejidad económica, tanto de importaciones (izquierda) como de exportaciones (derecha), de Venezuela (arriba) y de México (abajo). Se puede observar que en cuanto a importaciones, Venezuela requiere de todo, carros, computadoras, medicinas, leche, harina. Mientras que México requiere de partes de manufactura y alimentos. En cuanto a exportaciones, Venezuela sólo vende petróleo y gasolina, mientras que México, vende lo que ensambló en las maquiladoras y petróleo. La balanza comercial en Venezuela es sumamente positiva, a pesar de la caída del precio del petróleo, por lo que su crisis de distribución de alimentos, medicinas y bienes de consumo sólo se explica con un boicot interno. México es un país maquilador de mano de obra barata (Gráficas hechas con el Observatory of Economic Complexity).

México no tiene perdón ni excusas, la nacionalización del petróleo sucedió hace 78 años, la mayor parte del tiempo bajo el control absoluto del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Ese debió ser tiempo suficiente para usar las ganancias del petróleo en aprender a hacer algo más que extraerlo del subsuelo. La nacionalización del petróleo en Venezuela tiene 40 años, de los cuales, apenas 17 años ha estado bajo el control del gobierno actual y en un estado de guerra permanente contra la élite local.

México sí hizo su economía más compleja, pero sólo en apariencia. México importa partes de objetos de alta tecnología (transistores, plásticos y pantallas) y los maquila en teléfonos celulares, televisiones y carros. Desafortunadamente, las patentes de la maquila y sus ganancias pertenecen a compañías extranjeras que sólo usan al país como base de manufactura, en donde pueden pagar salarios minúsculos en comparación a los que pagarían en sus propios países. Por lo tanto, si se descuenta esta economía compleja de maquillaje, México es sólo un país extractor de petróleo y éste abarca al 7% de sus exportaciones. Nuestro otro gran talento es haber expulsado a millones de paisanos a Estados Unidos y que ellos nos manden remesas en dólares.

Venezuela está peor, no cuenta con esta base de empleo de manufactura ni migrantes, y es absolutamente dependiente de compañías extranjeras para la distribución de todo, desde el pan y la leche, hasta la medicina y las televisiones. Su dependencia del petróleo es también casi total, el 70% de sus exportaciones son petróleo.

Ambos países, con cualquier movimiento en los precios del petróleo, se les puede hacer reyes o mendigos del mundo, en un abrir y cerrar de ojos.

venezuela_mexico_caida_petrolera

La gráfica presenta las exportaciones petroleras de Venezuela (arriba) y de México (abajo). Se observa como a partir de 2013, el ingreso cae dramáticamente. Si se toma en cuenta que ambos países carecen de una estructura sólida de impuestos (evitada por razones políticas en ambos), esta gráfica está muy cercana al ingreso neto de los gobiernos. En Venezuela, el gobierno hace esfuerzos titánicos para que no se derrame el caos sobre la población, la oposición no ayuda mucho. En México, el gobierno de las élites ha aventado la carga de la pérdida de ingreso sobre la gente en forma de gasolinazos, impuestos generalizados y recortes presupuestales.

¿No deberíamos ser los ganones del Antropoceno?

Si el Antropoceno demanda la movilización brutal de petróleo del subsuelo al exterior, los que tengan petróleo, serán los dueños del planeta. Pues sí, pero no todos, y no nosotros.

Junto a México y Venezuela, hay otra veintena de países con capacidades petroleras similares, e incluso, superiores. De hecho, México es un país petrolero en declive, secándose constantemente. Pronto, México será un importador neto de esta materia prima y ya lo es de sus derivados, como la gasolina. Esto explica la patética asistencia de empresas petroleras a las subastas que el gobierno mexicano ha organizado y el fallo generalizado de la Reforma Energética de Peña Nieto. Ya no queda mucho que malbaratar.

De los competidores internacionales, dos están muy, pero muy peso-pesados. Arabia Saudita y Estados Unidos. Aunque en apariencia son amigos, por debajo de la mesa llevan al menos dos años en una guerra de precios petroleros. Arabia Saudita mantiene artificialmente una alta producción de petróleo, con bajísimos costos de producción y por ello, inunda al mundo con petróleo barato al que le gana un 90%. Esto ocasiona que los precios globales hayan descendido en un 50% en sólo dos años.

Estados Unidos, después de ser hace una década un voraz importador de petróleo de todos lados (incluida Venezuela), recientemente desarrolló una tecnología de extracción de petróleo no convencional llamada Fracking. Esta tecnología de alto costo ambiental (ya revisada en este blog en otro post), ha regresado el rol de productor a Estados Unidos en el escenario de hidrocarburos y de gran refinador de gasolina (México depende de ello, guiño, gasolinazo). Al dejar Estados Unidos de comprar petróleo al extranjero, los precios del petróleo han caído aún más.

La guerra de estos países consiste en que Arabia Saudita abarata tanto los precios del petróleo tradicional por saturación de mercado para intentar hacer que el costo de producción del petróleo del Fracking comience a ser insostenible por los yankees. Arabia Saudita puede inundar con petróleo al mundo entero a costa de sus propia economía y ecología hasta por 6-7 años más. Adicionalmente, los saudiárabes se joden a sus enemigos iraníes, sirios y yemenitas con precios bajos, así entonces, la guerra petrolera se ve que va para largo.

Estas patadas entre los titanes petroleros son las que, principalmente, tienen en jaque a las economías de países “petroleritos” como Venezuela y México. Pero también hay que sumar que otros países tradicionalmente consumidores de petróleo como Italia, Francia, Reino Unido y los propios EUA, son cada vez menos dependientes del petróleo pues han usado sus ganancias económicas para desarrollar tecnologías eólicas y solares, carros eléctricos de alta eficiencia y a su población le encanta caminar y andar en bicicleta. La mayor parte del primer mundo, en preparación ante el Antropoceno, van avanzando de forma consistente a la independencia energética de la combustión.

El detalle Querido Lector, reside en la actitud de las élites locales de nuestros pobres países y sus gobiernos para enfrentar estos temblores del Antropoceno.

¡Huyan todos a Miami!

narcoviolencia_mexico

Mexico, 2017. Un narcocomando armado posa con prisioneros de una célula de contras antes de cuestionarlos, torturarlos y ejecutarlos. Violencia tolerada y rampante donde todos estamos atrapados. Miedo a granel.

La élite mexicana está aferrada al poder, salvándose a sí misma y a sus descendientes mediante una corrupción rampante, casas en Miami, evasiones en paraísos fiscales, mandando a sus hijos a vivir al extranjero, fuga de capital. Atrás, dejan a un país preso de desastres naturales característicos del Antropoceno (sequías, plagas, inundaciones) que generan pobreza. En desesperación por sobrevivir, los pobres destrozan los bosques, los ríos se llenan de sedimentos y pierden sus caudales, los claros en las montañas se siembran con mariguana y amapola, los insecticidas escurren por el subsuelo, la narcoguerra arrasa con la tranquilidad de las montañas y las cuencas, las ciudades se llenan de migrantes que se malbaratan a las maquilas, que se drogan y se matan entre sí. Y el gobierno de la élite, desde el Presidente y sus mansiones, hasta la secta de NarcoGobernadores, vagabundea perdido en la ansiedad de huir con lo más que puedan y en mantener un sistema económico basado en la depredación natural, el petróleo que ya no existe y la explotación humana. Sin planes, se abandona la nación mexicana a su propia suerte ante los peligros del Antropoceno. A pesar de ser una nación con generoso Sol sobre nuestras cabezas, no obtenemos energía de él, nuestra agricultura está en decadencia y en manos de las empresas transnacionales. Solos, desnudos y sin conocimiento, los mexicanos vamos a enfrentar al Antropoceno.

En Venezuela, la élite desbancada del poder desde 1999 por el pueblo Chavista, fue

violencia_venezuela

Nicolle Pérez, una mujer policía asesinada por atropellamiento en una pacífica protesta opositora en Venezuela. Los líderes de la derecha venezolana se niegan a condenar la violencia de sus dirgidos. Miedo a granel.

prácticamente desaparecida del espectro político local durante una década y media. Ahora, aprovecha la caída de los precios del petróleo para desestabilizar a su propio país. Al ser los dueños tradicionales de los medios de distribución de alimentos, hacen huelgas de patrones, desaparecen los insumos básicos de las tiendas, rompen con todas las reglas esenciales del capitalismo para crear una sensación de caos. Esta oposición “democrática” recibe toneladas de dinero de los poderes económicos más oscuros del continente y forma a un conglomerado de racistas, narcotraficantes, latifundistas, corporaciones, fresas apanicados y apologistas de la violencia. Gente que prefiere ver a bandas armadas matando policías, quemando universidades y saboteando la electricidad, antes de que los gobierne un negro o compartir aula con gente de la barriada. Esos demócratas de ultraderecha (sic.) son peligrosos. El Capriles ese complotó en un golpe de estado y Chávez lo perdonó, el otro Leopoldo ese está en la cárcel por negarse a llamar a un cese a la violencia que incluyó el decapitar motociclistas al azar con cables de acero amarrados a postes. La esperanza del gobierno popular es sobrevivir a la guerra petrolera y a los viciosos ataques de la oposición, recuperar los conductos de distribución de alimentos y bienes de consumo de las garras de la élite centenaria, y comenzar a crear en Venezuela una economía basada en el conocimiento (se han duplicado las universidades en una sola década) que los prepare para los retos del Antropoceno.

En conclusión, Venezuela y México son muy parecidos en sus fallas estructurales, pero al revés en los destinos deseados por sus gobiernos; en México es perfecta la supresión desde el gobierno de extrema derecha de la acción popular con miedo y violencia, y en Venezuela, la oposición es la extrema derecha tirando al gobierno de la gente sencilla con miedo y violencia. Ambos pueblos hermanos, aferrándose con las uñas para evitar ser tragados por la nueva era geológica, el Antropoceno.

La solución para ambos países es la misma: inmediatamente, comenzar a preparar cuadros humanos con conocimiento para encarar la nueva era geológica que demanda aumentar la producción de alimentos, de fuentes alternativas de energía, de nuevas materias primas y recuperación de las antiguas (ej. henequén, cáñamo), de reestructuración de la economía de consumo desmedido por una economía de digna existencia. Hasta los árabes ya tienen una visión de transición económica multidécadas de desintoxicación petrolera.

¿Tendremos tiempo antes de que se nos acabe el petróleo o nos arrasen los titanes energéticos?, ¿cuánto antes de que nuestro medio ambiente sucumba y nos abandone a las fuerzas encrespadas de la naturaleza?, ¿será antes de que nuestras élites nos jalen con ellos al pozo de la infamia histórica?, ¿seremos parte de la humanidad que sobreviva a sus propios pecados industriales, o seremos los fósiles que no se pudieron adaptar?.

Falta lo que falta.

paneles_solares_india

La India, un país de 3er Mundo, ha echado a andar un ambicioso plan para abastecerse mayoritariamente de energía solar en sólo 10 años. De que se puede, se puede.

Anuncios