De la Esperanza y la Navidad 2016.

Posted on 26 diciembre, 2016

0


Llegó esta familia hasta las laderas del Cerro Colorado en Tijuana. Ahí está el alberge de monjas, repleto y abrumado. El padre de esta familia trae los pies a la intemperie, sólo calzando unas chanclas corrientes de plástico. A su lado, un muchachito de unos 10 años con una sudadera delgadita, su madre carga a su hermanito, apenas un bebé.

Esperan afuera de la reja el veredicto de las monjas, si habrá espacio esta noche o no para ellos. Se espera que la temperatura descienda hasta los 11ºC esta madrugada. Con la cara endurecida por tomar decisiones de este tipo, la monja anuncia que la mujer y los niños pueden pasar la noche dentro del saturado albergue, el hombre tendrá que dormir afuera.

El “afuera” ya es en sí un mundo lleno, no hay pared entre cochera y puerta que no esté ya ocupada por alguien más, otro descalzo, otra cobija delgada. Son los migrantes haitianos y africanos que han terminado en Tijuana por los vaivenes de este mundo preso de políticos sin alma. No pierden la esperanza -estúpida, dicen los tijuanenses- de que Estados Unidos cumpla su promesa de recibirlos como refugiados.

Más de 2000 años después, se repite la escena de la Navidad, sólo que no es la familia de Jesús ni es Belén, son una familia haitiana y es Tijuana. Como ellos, son millones de familias más perdidas por el mundo. Unos huyen de la guerra, otros de la desgracia económica, otros de las enfermedades. Sus antiguos amos colonialistas o los halcones que les llevaron la guerra a sus hogares los ignoran. En todo el mundo los refugiados están aguantando otro invierno en las peores condiciones. En Tijuana, ya comienzan a morir de pulmonía. No quiero imaginar en latitudes mayores cómo lo están pasando.

Más allá de que creamos o no en el carácter religioso de la Navidad, es hora de recordar esta alegoría de la Esperanza en las peores condiciones.

Porque hay familias mexicanas que viven amontonadas en casas de familiares que les han dado refugio mientras pueden regresar a sus ciudades envueltas en el torbellino de la NacroGuerra. Porque hay familias que tienen uno o más seres queridos ausentes de las mesas, asesinados o desparecidos por la violencia e injusticia que azota a México.

La noche no cede espacio al amanecer, pero la esperanza se mantiene en el pueblo autónomo indígena de Cherán, en las comunidades de Guerrero y Michoacán que se han levantado en contra de los chacales del narco, en Chiapas y sus comunidades autónomas zapatistas que llevan décadas de resistencia y construcción, en los padres de los 43 normalistas que cada día se acercan más a la verdad que desnudará al NarcoEstado en su totalidad.

En todo el mundo se preparan las resistencias a la noche, en el vecino del Norte, millones se alistan para dar la batalla por al humanidad ante la hidra proto-fascista encarnada por Donald Trump, en toda Europa los nadie se mueven organizados y están tomando por asalto electoral sus congresos y representando dignamente a su pueblo.

Solidaricémonos los unos con los otros. Como en aquel pesebre, démonos cubierta en el invierno y la oscuridad, pues este mundo gira cada vez más rápido y debemos estar listos porque cuando el rayo caiga, o nos fulmina o nos ilumina el camino para seguir luchando por paz, justicia y libertad.

Queridos Lectores del BlogChinaco en Resistencia:

Mil gracias a tod@s los que visitan y comparten. Aquí seguiré intentando producir posts, tal vez no con la densidad que amerita el caso, pero sí con la calidad que merecen los miles de lectores que pasan a visitar.

¡¡¡Feliz Navidad y Combativo Año 2017!!!.

P.D. Nos leemos el año que entra, pues la lucha sigue y sigue y sigue…

stand

Probablemente una de las imágenes más poderosas del año. Una chica encara a policías antimotines que pretenden disolver una manifestación pacífica del movimiento Black Lives Matter que se oponen a la violencia policial. Como ella, millones en Estados Unidos están dispuestos a dar la batalla por la humanidad.

 

 

 

 

Anuncios
Posted in: Sin categoría