La Desgracia Neoliberal de México (II): los caminos.

Posted on 7 mayo, 2016

0


ironwheel_morello

Una serie sobre los daños públicos y las ganancias privadas de la ideología neoliberal en México.

La Guerra contra el Narco asola a la nación mexicana, en los últimos 10 años, se calcula que han muerto 12mil personas anualmente. No obstante, hay otro fenómeno que causa la misma cantidad de muertes: los accidentes de auto. Cada año mueren 15mil mexicanos de esta forma.

Si desea acompañarme querido lector, intentaré demostrarle que esos 15mil muertos anuales son víctimas de la pesadilla neoliberal de México, esa ideología donde sólo el dinero importa.

¿Cómo está el mundo?

México está en el séptimo lugar del mundo en cuanto a muertes por accidentes de auto refiere. “En todos lados hay accidentes de tráfico”, “es que México es un país muy poblado”, dirán los que siempre esquivan a la realidad. Claro que sí, en todos lados y somos muchos, pero la estadística nos ayudará a aclarar esas escusas de los anti-indignación.

Hay una forma de observar mejor las estadísticas tomando en cuenta al número de personas de las naciones y se llama la tasa. Se expresa como el número de eventos por número de habitantes (generalmente por 100mil). La tasa mexicana de muertes en accidentes de tránsito es de 21.9. Para darnos una idea cuán fuera de control está el

accidente_caos

Caos y muerte en las carreteras de México ¿tendrá algo que ver el Neoliberalismo y su codicia?

problema, el país que menor tasa de muertes en estos eventos es Suecia y tiene una tasa de 2.8, dicho de otra forma… ¡10 veces menos que en México!. Ese número vergonzoso coloca a México en tasas similares a la de los países africanos devastados por las guerras como Costa de Marfil y Namibia.

 

Cuando la puerca tuerce el rabo.

Dicen los que saben, que los accidentes de carretera se previenen de dos formas, la activa y la pasiva. La forma activa es con policías que están recorriendo las vialidades y haciendo valer las leyes de tránsito que se supone están destinadas a proteger nuestra seguridad. La forma pasiva es con buenos señalamientos, diseños de carreteras que minimizan curvas y pendientes, educación vial obligatoria a los conductores, y un buen mantenimiento de las carreteras.

Como decía mi abuelita, ya torció la puerca el rabo. Hasta el más pro-sistema tendrá que aceptar que tanto en los rubros activos como pasivos, México está muy mal.

La corrupción rampante de nuestros oficiales de tránsito, su notorio desdén por hacer valer la ley -a menos que estén siendo videograbados o que quieran comprase un chesco-, la poca tecnología con que cuentan (hay “patrullas” que son Nissan Tsuru), su sobrepeso, falta de entrenamiento y personal hace imposible que contemos con ellos para hacer valer la ley. Además, es imposible que nos pongan a un policía a cada uno.

Así pues, al igual que todo el Primer Mundo, en México deberíamos apoyarnos en las acciones pasivas para mejorar nuestra sobrevivencia en los caminos mexicanos.

El Neoliberalismo y los tráileres de doble cabina.

El Neoliberalismo es la ideología económica que dice que el gobierno debe delegar la mayor parte de sus funciones a la Iniciativa Privada, porque la Iniciativa Privada en México es famosa por preocuparse mucho por la seguridad, la honestidad y la longevidad de sus productos.

Este credo Neoliberal ha sido aplicado brutalmente desde hace 20 años a nuestras autopistas, carreteras y caminos con resultados nefastos. Todo vacacionista mexicano sabe que las autopistas nacionales son de cuota en su gran totalidad. Ya una vez, la siempre responsable Iniciativa Privada quebró a las autopistas y el Gobierno (es decir, nuestros impuestos) terminó rescatándolas con dinero otorgado gratuitamente.

Pero más allá del mal manejo económico, las carreteras privatizadas son una porquería llena de baches mortales, curvas sin ángulo, escasa vigilancia y saturadas de tráileres de doble remolque. Son precisamente, esta privatización de las carreteras y la sobreabundancia de tráileres de doble remolque lo que ha construido una espiral descendiente en la calidad de las carreteras mexicanas y por lo tanto, en su seguridad.

trailer_rebasando

Con la llegada de los dispositivos digitales de grabación, YouTube está lleno de grabaciones de ciudadanos documentando el abuso de las unidades de doble cabina en las carreteras.

 

Los tráileres de doble remolque están estrictamente prohibidos en prácticamente todas las carreteras del mundo debido a que por su enorme peso (docenas de toneladas) infringen un daño incontrolable a la estructura de los caminos y a que es muy inseguro su manejo. Sólo hay dos países donde los tráileres de doble-remolque son legales casi sin restricciones: Australia y México. En Australia se permiten porque aquel es un país plano-plano de carreteras rectas-rectas que atraviesan desiertos enormes casi sin tráfico. En México, un país lleno de montañas, curvas y viajeros, esas maquinas son un peligro mortal y unas destrozadoras brutales de carreteras.

Para acabarla de fregar, todos subsidiamos a los empresarios de estas máquinas. Mientras un carro familiar tiene que pagar 60 pesos por un tramo carretero, un tráiler de doble remolque paga 600 pesos (diez veces más). No obstante, el daño que causa a la estructura de la carretera un tráiler de doble remolque es ¡3,000 veces más que el de un carro familiar!. Basta con pararse a un lado de la carretera y ver como se cimbra el suelo a la escala de un terremoto de escala 5 cuando un titán de esos pasa a 120 Kmh, se puede observar cómo las placas de concreto hidráulico brincan como si fueran azulejos sueltos.

No hay material inventando por la humanidad que resista el castigo de esos monstruos. No hay pegamento que mantenga en sus sitio a las señalizaciones nocturnas que pegan inútilmente en la carretera. No hay freno que detenga el frenesí de velocidad de sus imprudentes conductores que manejan presionados por sus patrones y hasta el cuello de metanfetaminas y perico. Y aparentemente, no hay autoridad que ponga un alto a las compañías que lucran suntuosamente gracias al peaje subsidiado que disfrutan a costa de nuestras carteras y de nuestros muertos.

trailer_acosando

En esta otra grabación se observa el comportamiento violento y errático de un conductor fuera de si. Violentados y presionados a su vez por sus patrones.

 

Dado que estos tráileres pueden transitar en ciudades, autopistas y en carreteras llaneras de una sola vía (sólo están prohibidos en caminos serranos de una vía). Los baches que dejan a su paso hace que todas las carreteras y avenidas mexicanas estén llenas de agujeros que son verdaderas trampas mortales. Los baches que dejan a lo largo de kilómetros del lado derecho de los caminos, obligan a hacer maniobras absurdas con los consecuentes choques frontales y volcaduras. El desafortunado que caiga en un bache de esos debe ir preparando la billetera para pagar la suspensión -en el mejor de los casos- o rezar para sobrevivir a la volcadura que sigue.

El claro ejemplo del poder destructor de los caminos que poseen los tráileres de doble cabina y su consecuente decaimiento de la seguridad es El Arco Norte. Las autopistas mexicanas tienen las casetas de cuota a la mitad del camino, esto aumenta la contaminación, alargan el recorrido, incrementa el consumo de combustible, crea embotellamientos y hace un punto caliente de accidentes. Hace cinco años se abrió la primera autopista mexicana sin casetas de cuota obstruyendo el tráfico: el Arco Norte. Una carretera con vistas preciosas y concreto hidráulico de primera calidad. Hoy, el Arco Norte es la misma porquería de autopista que sus demás compañeras. El concreto hidráulico fue arrasado por los tráileres de doble cabina y varios de sus puentes demostraron ser demasiado estrechos para las velocidades y longitudes de esos monstruos. Mientras el transporte de carga sea el padrote de las carreteras, no habrá medidas de seguridad para la gente común.

La corrupción del gobierno de empresarios.

Uno de los rubros que la vox populi más identifica como corruptos es la pavimentación de las carreteras. Hace 30 años, Caminos y Puentes Federales era la paraestatal encargada de hacer el mantenimiento y construcción de caminos. Son famosas sus carreteras profundas y de carpeta espesa, muchas de ellas todavía existen en los caminos no invadidos por tráileres. Cuando llegó el Neoliberalismo, el gobierno decidió eximirse de su responsabilidad de construir y mantener caminos y lo delegó a la iniciativa privada. Curiosamente, no pocos políticos privatizadores y sus prestanombres terminaron siendo los dueños de las nuevas empresas pavimentadoras. Son infames por todo el país las carreteras fantasma, carreteras que fueron pagadas pero nunca terminadas. O las carreteras-avenidas de plastilina, aquellas que son repavimentadas con dos centímetros de asfalto y que a la primera lluvia son arrasadas por el agua.

Otro rubro infame es el estado de salud de los choferes. En Estados Unidos, hay estaciones de revisión de tráileres, ahí se traza el número de horas que lleva manejando el operador, su estado de salud, si va drogado y se verifica el peso de su carga para que sea aceptable al daño que impone al camino. En México… no hay nada de eso. Los choferes manejan agotados, en jornadas de 30 horas continuas, drogados con metanfetaminas, histéricos, violentos, maniobrando con unidades que sólo tienen dos velocidades, relampagueantes a 120 kmh en las bajadas, o peligrosamente lentos a 20 kmh en las tortuosas subidas. Todo ante la impávida vista de la Policía Federal que a lo único que se dedica es a cumplir sus cinco multas diarias, sorber café y a extorsionar a camionetas que transportan vegetales.

trailer_volteandose

Video que recientemente se viralizó en redes sociales que muestra el irresponsable comportamiento de los choferes de traíler en las carreteras.

 

Durante aquella horrible racha en 2012-2013 donde un tráiler de doble cabina mató a 5 estudiantes de la UNAM, otro mató a 43 en Veracruz  y un tráiler de gas de doble salchicha se impactó contra una zona habitacional matando a 23 residentes de Ecatepec, los choferes hicieron una pequeña rebelión, bloqueando autopistas y demandando mejores condiciones laborales y operativas (nota1, nota2). Los diputados hicieron mesas donde se concluyó que había que prohibir definitivamente las unidades dobles y aumentar el apoyo a los conductores. Y misteriosamente, todo quedó en carpetas. Muchas carteras se llenaron de dinero de los oscuros empresarios del autotransporte.

Para ser de Primer Mundo.

Los pseudo-optimistas de siempre dirán que nos estoy comparado con los países del primer mundo, que hay países peores como en África. Pues si siempre nos vamos a comparar con los peores, como los peores moriremos.

El aumento en la calidad física de calles, carreteras y autopistas deberá tener como consecuencia un aumento en el turismo, una disminución de costos económicos de accidentes (evaluado en miles de millones de pesos anuales) y de familias destrozadas por estos eventos dramáticos. También deberá disminuir el costo de mantenimiento de nuestros automóviles que tanto trabajo nos ha costado comprar.

El costo de implementar estas medidas debe caer en los grandes empresarios del autotransporte, menos viajes a Miami y más relajación para sus conductores. La industria del tren también deberá florecer, en los países avanzados, la mayor parte de las tareas de transporte terrestre cae sobre los trenes o barcos en ríos navegables (otro desastre Neoliberal para otra ocasión). En las ciudades, la seguridad vial debe ser exigida activamente por la ciudadanía, estar chingue-y-chingue por teléfono o en vivo al departamento local de vialidad, reportando semáforos, baches, lugares peligrosos, obras a medio terminar. Aunque sintamos que gritamos en el desierto, también tenemos esa responsabilidad.

trailer_sin_frenos

Increíble video en HD que graba cómo una familia estuvo a punto de sufrir una desgracia por un tailer sin frenos en Las Cumbres de Maltrata, la autopista más peligrosa de México.

 

Y finalmente, ¡calmados al viajar!. Junte a los policías corruptos, a los transportistas subsidiados, a los traileros drogados, a los baches descomunales, la ausencia de señalización y ahora súmele su histeria y ganas de pelear: receta para el desastre. La diferencia de tiempo que hace manejar a 110 Kmh contra 140 Kmh en un viaje de 4h será de 20 minutos, pero el control del vehículo a 140 kmh ante una ponchadura o bache es NULO.

Feliz viaje, que Alá, Jehová, Krishna, el Universo, o quien sea, mantenga a Neoliberalismo lejos de su camino.

P.D1. Si le gusto este post, le invito a ver la primera parte de la serie en: Mother Fracking Shit.

P.D2. Sólo para los que tengan estómago. Este es una videograbación de un terrible accidente que involucró a varios autos y tiene varias víctimas mortales, miembros cercenados, carros destrozados y mucho llanto. Este video debe ser obligatorio de observar por todo aquel que pretenda usar un auto o ser responsable de oficinas de vialidad.

Posted in: Sin categoría