Por la humanidad y la democracia: la batalla de Grecia contra el Neoliberalismo (¡OXI!).

Posted on 30 junio, 2015

1


take_back_the_power            Atenas se llena de posters que dicen “OXI” (no en griego), con decenas de puños en alto en el fondo. Los bancos han cerrado ante la falta de liquidez. La gente de a pie trae los bolsillos vacíos y se nota en sus miradas el desconcierto. Grecia ha sido bloqueada económicamente por la Unión Europea (UE) y el domingo 5 de julio habrá un referendo para decidir si se acepta o no un paquete económico enviado por la UE para levantar ese bloqueo.

OXI = NO. Grecia da la batalla por los pueblos oprimidos del mundo.

OXI = NO. Grecia da la batalla por los pueblos oprimidos del mundo.

A pesar de que Grecia es un país de apenas 11 millones de habitantes, los mercados mundiales se vuelven locos y a la baja, el euro se devalúa, los altos funcionarios europeos aparecen en televisión con la cara descompuesta y al borde de decir malas palabras. ¿Complejo?, un poco… pero no tanto si buscamos la raíz del sufrimiento del pueblo griego. Querido lector, para hacer una historia larga corta, es culpa del Neoliberalismo. Si a usted le interesa abundar un poco más, vayamos a preguntarle a La Historia que siempre tiene la mejor respuesta.

De los cubículos a los gobiernos.

Hace 30 años una teoría económica marginal se salió de los oscuros cubículos de la Universidad de Chicago y se hizo ideología y gobierno. Margaret Thatcher llegó al Reino Unido e instauró las dos reglas de oro del Neoliberalismo: los trabajadores son los enemigos internos de la economía y la sociedad no existe.

Desde entonces, el Neoliberalismo ha echado tumores en muchos países, principalmente el Reino Unido, Estados Unidos y México. Los tres países se han hecho más desiguales, han acumulado más millonarios y más pobres, las tensiones sociales se han exacerbado, su violencia interna va a la alza y como democracias, se han debilitado.

El Neoliberalismo ha penetrado con diversos grados de éxito a otros países. Durante los años 90s tuvo un auge en América del Sur que pronto reventó con la crisis económica argentina y fue derribado por la gran revolución democrática anti-neoliberal de Venezuela, Brasil Argentina, Uruguay, Bolivia y Ecuador. Este gran bloque de países hermanos -de distintos tonos de izquierda- se ha movido al unísono y dejado de obedecer a la macabra ideología Neoliberal.

El pueblo griego es víctima de las apuestas Neoliberales, ha sido empobrecido por la austeridad al nivel de crisis humanitaria. Un país desarrollado que ha sido convertido en un país con hambre.

El pueblo griego es víctima de las apuestas Neoliberales, ha sido empobrecido por la austeridad al nivel de crisis humanitaria. Un país desarrollado que ha sido convertido en un país con hambre.

En Europa Continental es donde desde el principio, ha habido más resistencia organizada contra el Neoliberalismo. La razón de lo anterior es lo arraigado de los conceptos de “trabajo justo” y “sociedad” que hay en los países europeos.

Después de su casi autodestrucción durante la Segunda Guerra Mundial, estos países han tejido extensas redes de bienestar social como jubilaciones, salubridad gratuita, seguros de desempleo, oportunidades educativas igualitarias y salarios dignos que han demostrado su efectividad durante generaciones para mantener la paz social y el bienestar.

Dentro de la imperfección de estas redes, los europeos saben que todos somos susceptibles de fallar y no tenemos que morir cuando eso pase, que el trabajo debe cubrir las necesidades elementales y que nuestra seguridad individual depende del grado de certidumbre social que tengan nuestros vecinos. Todo lo contrario a los postulados del Neoliberalismo.

Morirse de hambre y vivir en la miseria alimenta ciclos de violencia y degradación social, no hay que ser Doctor en Economía para saberlo. Así, Europa ha oscilado entre pequeños periodos de fiebre neoliberal y ciclos de contención del mismo, Francia ha funcionado como contenedor por ratos, Reino Unido como feroz impulsor, Alemania como el conciliador, pero en los países europeos de economías más débiles, sus malos políticos han sido convertidos al Neoliberalismo salvaje, ahí es donde por fin llegamos al sujeto de este post: Grecia.

Dinero imaginario a meses con intereses.

A los alemanes modernos les molesta que los griegos les recuerden que apenas dos generaciones atrás, invadieron a Grecia y dejaron a medio millón de muertos.

A los alemanes modernos les molesta que los griegos les recuerden que apenas dos generaciones atrás, invadieron a Grecia y dejaron a medio millón de muertos.

Grecia ha sufrido una historia terrible en el último siglo. La invasión de la Alemania Nazi agarró de traspatio a Grecia durante la II Guerra Mundial, dejó a medio millón de muertos y cientos de miles de millones de dólares en hurtos. Grecia quedó en la frontera con el bloque socialista de la post-guerra y como tal, sufrió una guerra civil cruel y divisiva que desembocó en gobiernos militares apoyados por los Estados Unidos.

Ese absolutismo terminó apenas en los años 80s cuando el partido socialista y el famoso Papandreou, llegaron al poder instaurando amplias reformas económicas que hicieron a Grecia recuperarse del caos y llegar al Primer Mundo. Pero Papandreou murió, el Partido Socialista abrazó con rubor la ideología neoliberal e inauguró un perverso juego de bipartidismo con Nueva Democracia, un partido francamente Neoliberal.

Como siempre que llega el Neoliberalismo, llega con fanfarrias y realizando sus trucos del dinero imaginario. El dinero imaginario es una aberración del Neoliberalismo en el que se crean digitalmente reservas de dinero para realizar majestuosas obras que demuestren el poderío de la nueva ideología. Estas obras no son sustentables y dejan enormes huecos de dinero real que alguien tiene que cubrir de alguna forma. En Grecia fueron los Juegos Olímpicos de 2004.

Los Neoliberales insisten ser más sabios que las amas de casa, quienes saben desde años, que no debes gastar en algo que no te va a dar una nueva capacidad para ayudar a su pago. Los estadios se quedaron inutilizados, el dinero del turismo pronto se fugó a paraísos fiscales, y las burbujas del empleo temporal explotaron. Ante la crisis, los Neoliberales griegos hicieron lo que mejor saben hacer: ocultar la deuda en sus sucios libros de contabilidad.

Christine Lagarde y La Troika imponen medidas inhumanas a Grecia. Los documentos secretos revelados por The Guardian dicen que sabían que Grecia no sobreviviría. ¿De qué se trata este macabro experimento Neoliberal?

Christine Lagarde y La Troika imponen medidas inhumanas a Grecia. Los documentos secretos revelados por The Guardian dicen que sabían que Grecia no sobreviviría. ¿De qué se trata este macabro experimento Neoliberal?

Así, del 2004 al 2010 doblaron la deuda, los ricos huyeron con su capital a Luxemburgo y torearon con trucos ilegales las malas finanzas, hasta que la gran crisis Neoliberal mundial explotó en todo el mundo. El dinero imaginario regresó gigantesco a preguntar dónde estaba el dinero real. Los sucios Neoliberales griegos dijeron: no hay dinero real en las arcas, pero los jubilados reciben demasiado dinero, los trabajadores ganan mucho, el gobierno tiene muchos empleados, las escuelas están muy bien, la salud es muy buena. Cómanse a esas fuentes de dinero real.

Cuando el boquete no se tapó ni depredando al griego trabajador, salieron corriendo a la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y al Banco Central Europeo (la famosa Troika) a llorar su Mea Culpa. Hasta el momento, nadie ha sido encarcelado por los fraudes fiscales, ni banqueros, ni empresarios, ni oficiales del gobierno, ni gerentes de bancos, ni burócratas de la Unión Europea. La Troika decidió armar un mega préstamo para rescatar a Grecia, su fecha de pago sería el 2057, pero las condiciones eran duras, bajar aún más las pensiones, bajar los salarios, privatizar hospitales y puertos, aumentar los impuestos, un apretón de cinturón brutal.

SYRIZA y la insolencia.

Este apretón de cinturón al pueblo griego llamado elegantemente “austeridad”, llegó con cientos de millones de euros en forma de préstamos. De acuerdo a los versados, sólo un 10% de ese dinero llegó a la gente en la calle. La mayor parte del dinero se usó para tapar los huecos del dinero imaginario, para solventar a los bancos prestamistas de Alemania y… ¡para pagar los intereses del préstamo!.

Cuatro años de austeridad ocasionaron un descenso en el nivel de vida de la gente, en especial de los viejos y de los niños. Los jóvenes estudiados migraron lejos, la gente comenzó a vivir en la calles y a usar el trueque para hacerse de alimentos. Cada nueva bolsa de dinero llegaba con más impuestos, recortes e intereses.

En las elecciones de 2014 se forjó una unidad sin precedente de gente harta de la austeridad, ecologistas, jubilados, sindicatos, socialistas verdaderos, jóvenes, desempleados, todos se unieron en la plataforma de la Unión de Izquierda Radical, o SYRIZA por sus siglas en griego y ganaron las elecciones. El mandato de SYRIZA es claro: terminar las medidas de austeridad y buscar una vía más humana para resolver la espiral de préstamos e intereses de Grecia.

Cuando las rondas programadas de negociación y seguimiento de los préstamos de la Troika llegaron en abril de 2015, ya no estaba un grupo dócil de neoliberales griegos dispuestos a cargarle al pueblo sus despilfarros de jets de combate y mansiones en el extranjero, ahora estaba el nuevo conjunto de ministros griegos anti-austeridad elegidos democráticamente en elecciones limpias.

La actitud de la Troika fue contundente, la receta indicaba más impuestos, más recortes sociales, más reducción de salarios y pensiones, mas austeridad. No les importó que el pueblo griego hubiera mandado un mensaje de hartazgo, no. Ahora lo que importaba era deshacerse de esos chamacos izquierdistas insolentes. SYRIZA debía morir y si para lograr eso había que despedazar la economía griega y dejar a la gente al borde de la hambruna, así sea.

En el día de la victoria electoral de SYRIZA, miles festejaron en las calles por el fin de la austeridad. Todos en silencio sabían que las batallas económicas apenas empezaban.

En el día de la victoria electoral de SYRIZA, miles festejaron en las calles por el fin de la austeridad. Todos en silencio sabían que las batallas económicas apenas empezaban.

Y es que ese tipo de uniones de amplia base social y anti-austeridad se están regando por toda Europa. PODEMOS en España se perfila a contender seriamente el gobierno, LA LISTA DE UNIDAD en Dinamarca ha duplicado su membresía en dos años, LA IZQUIERDA en Alemania es dueña de la mitad de Berlín y Rusell Brand y sus loquillos en Inglaterra se perfilan hacia un movimiento similar.

Un éxito de SYRIZA parando en seco al Neoliberalismo depredador, creará un efecto dominó en toda Europa donde todos estos movimientos destronarán a los partidos obsoletos que se sometieron a los designios de los fríos economistas de La Troika en las pasadas décadas.

El bloqueo económico a Grecia.  

Hoy es 30 de junio de 2015, hoy Grecia debe aceptar las inhumanas condiciones neoliberales para aceptar un préstamo que será usado para pagar otro préstamo. Ante ello, el gobierno de SYRIZA se ha retirado de la mesa de negociación y ha invocado a la más antigua tradición griega: la democracia. El ministro griego Alexis Tsipras, ha convocado a un referéndum el próximo domingo 5 de julio donde el pueblo debe decidir si acepta o no al nuevo bloque de demandas de más austeridad.

Por su parte, ante este ejercicio democrático legítimo, la Troika ha convocado a la más sucia tradición capitalista salvaje: un bloqueo económico. Grecia ha sido desprovista de sus fondos de rescate, amenazada con ser expulsada de la zona euro y a permanecer con su deuda intacta. A esto, se suma una campaña de terror colocando la salida del euro como un Armagedón, se olvidan que el Reino Unido, Dinamarca y Suecia no están en el euro y siguen usando campantes sus libras y coronas.

Yanis Varoufakis, el Ministro de Finanzas griego, se prepara hace unas cuantas horas para la gran batalla contra el Neoliberalismo que desea tomar por asalto a Grecia y a Europa.

Yanis Varoufakis, el Ministro de Finanzas griego, se prepara hace unas cuantas horas para la gran batalla contra el Neoliberalismo que desea tomar por asalto a Grecia y a Europa.

Lo que realmente sucede aquí es un golpe de estado, ya no usando militares traidores, sino el poder del capital especulador. La Troika quiere castigar a Grecia y a sus votantes, quiere despedazar a los gobiernos democráticamente elegidos contrarios a sus ideologías. No les importa que el capital moral de Europa se vaya al escusado, no les importa soltar a los buitres de la especulación en contra de otros países débiles, no les importa la opinión de sus propios consejeros, de los premios Nobel, de los expertos mundiales que dicen que destruir a Grecia será humana y económicamente inmoral.

En el mismo momento que publico esto, Grecia es el primer país desarrollado que se habrá transformado en uno sub-desarrollado e incapaz de pagar créditos, todo gracias al Neoliberalismo depredador.

Este referéndum no sólo se trata de Grecia, se trata de saber si somos humanos o somos recursos, si vivimos en países soberanos o en compañías anónimas, si elegimos en las urnas a gobiernos o a consejos de administración. Ojalá que gane el NO, si eso pasa, la bestia neoliberal no morirá, pero su columna vertebral de la inmoralidad antidemocrática quedará expuesta. Pero si gana el SI, se sentará un precedente muy triste, y es que el Neoliberalismo puede derrocar gobiernos democráticamente electos sin la necesidad de intervenir militarmente, sólo usando el dinero y el terror sicológico.

   O se rompe el Neoliberalismo, o se rompe la Humanidad, pero algo se rompe el domingo en Grecia. Fuerza a Grecia y a su pueblo valiente, el Mundo entero observa.

Fuerza a Grecia. OXI = NO. No al Neoliberalismo, SI a la humanidad.

Fuerza a Grecia. OXI = NO. No al Neoliberalismo, SI a la humanidad.