Temazcal, Oaxaca: las promesas rotas de la Revolución.

Posted on 20 mayo, 2014

0


heraldos_negros

El Pasado…

México, año 1949. Una cúpula de politicos del Partido Revolucionario Institucional se ha apoderado de la nación. Su ideología es una totalitaria que no acepta matices y se llama Nacionalismo. Estos gobernantes conocidos como los “Cachorros de la Revolución” creen –sin mucha evidencia que los apoye- que el progreso está a la vuelta de la esquina y que pasa por abrir todos los bienes naturales del país a la explotación masiva por parte del Estado. La naturaleza sirve para sustentar al humano y se debe explotar para lograrse como individuo. No hay bien comunitario, todo es propiedad del Estado, y de él maman los cachorros revolucionarios.

Soyaltepec, Oaxaca, año 1949. Las lágrimas brotan de los ojos de miles de indios mazatecos que son desplazados de un día a otro de sus milenarios territorios hacia las partes altas de la Chinantla e incluso hasta el vecino estado de Veracruz. El Estado ha decidido que el verde valle donde vivieron por generaciones será la matriz que alimente la agroindustria que se tiene planeada río abajo, en la cuenca del Papaloapan. La Biblia de los ateos post-revolucionarios es “La Raza Cósmica” donde el mexicano mestizo destruirá los ídolos de los indios y limpiará su propia sangre del veneno ibérico con el conocimiento en su cerebro y el dominio de la naturaleza en su mano. El hermoso valle será inundado para aumentar la capacidad eléctrica de la nación en un 15%, esa electricidad moverá a los ingenios e iluminará las ciudades donde el nuevo hombre crecerá en armonía con sí mismo, a costa de la naturaleza… y la vida de 22 mil indios.

De todo el país llegaron ingenieros a construir las paredes de la presa, llegaron soldados a proteger al titán propiedad del Estado, llegaron burócratas a transmutar a los indios campesinos en indios pescadores y llegaron artistas a levantar un monumento Cósmico al líder visionario de la hazaña, Don Miguel Alemán, el primer presidente post-revolucionario que era un burócrata puro.

Al pie de las potentes turbinas que transforman la furia del agua en electricidad para el progreso, los artistas levantaron una pirámide de piedra con un templo en la cúspide. Este templo está dividido en dos altares, uno consagrado a la hermosa vida del futuro y el otro al horror del pasado. Es curioso que la “La Raza Cósmica” desdeñe tanto la atrasada cosmovisión india y que sus apóstoles levanten templos como los antiguos aztecas. Dentro de los altares hay unos murales formidables –no es sarcasmo- donde se ilustra la visión de los que trajeron la civilización y las promesas de gozo.

 El Presente…

México, año 2014. Una cúpula de empresarios y políticos del Partido Revolucionario Institucional se ha apoderado de la nación. Su ideología es una totalitaria que no acepta matices y se llama Neoliberalismo. Estos gobernantes creen –sin mucha evidencia que los apoye- que el progreso está a la vuelta de la esquina y que pasa por abrir todos los bienes naturales del país a la explotación masiva de los consorcios privados. La naturaleza sirve para sustentar al humano y se debe explotar para lograrse como individuo. No hay bien social, todo es individual.

Temazcal, Oaxaca, año 2014. El viejo Soyaltepec quedó bajo el agua, sólo la punta de la torre de su centenaria iglesia sobresale del agua. Temazcal es la ciudad que diseñaron los burócratas para alojar a los indios que estorbaban al progreso. Temazcal y sus 10,000 habitantes están hoy en medio de la narcoguerra, varias masacres ha sucedido aquí pues la enorme presa que traería progreso es una autopista de mercancías ilegales como drogas, mujeres y armas, todo en las narices del cuartel militar que protege a la presa. Ya hay electricidad y agroindustria, pero no hay capacidad creativa ni riqueza.

Llegaron las turbinas, pero ningún ingeniero es indio. Llegaron los ingenios, pero ningún indio trabaja en ellos. Llegaron las truchas y las cañas y de eso malvive la población. La mayoría ha migrado lejos de aquí, tan lejos como a Canadá y Estados Unidos. Los pocos que lograron llegar a las lejanas universidades sólo regresan a poner flores en la tumba de los abuelos.

¿Dónde pues quedaron las promesas de progreso?, llegaron con los mestizos y con los mestizos se van. Mansiones en Puebla y Veracruz atestiguan que las máquinas del progreso vinieron a desangrar a la Chinantla para que la riqueza se fuera por los cables de alta tensión. El indio vive cabizbajo, vendiendo lastimosamente sus truchas en la carretera. ¿Qué fue del sueño revolucionario de los altares del Templo Mayor de Temazcal?, se fueron rompiendo ante la falta de escuelas y capacitación, se fueron esfumando ante el nulo beneficio que recibieron los indios de la generación eléctrica. El problema de los Nacionalistas tardíos y los salvajes Neoliberales es la carencia de compromiso con la naturaleza que genera la riqueza y con la gente que ahí vive.

Esta es la misma historia de todas las presas del sureste mexicano. Chiapas, Guerrero y Oaxaca son los estados más pobres de México, a pesar de que el 20% de la energía eléctrica del país se genera en presas construidas sobre territorio milenario de indios de estos estados.

¿Qué dirán hoy aquellos defensores del atropello del indígena por el progreso?, ¿qué dirán ante las sociedades indias desgarradas por sus discursos justificantes?, ¿Qué dirán hoy convertidos en Heraldos Negros?, ¿Cómo vivirán con los charcos de culpa en las miradas?.

Esta es una galería fotográfica del Templo Mayor de Temazcal, Oaxca. Monumento a las promesas rotas de una revolución.

templo_a_miguel_aleman

El Templo Mayor de Temazcal se levanta con su enorme escalinata de tres niveles y sus dos altares consagrados al Pasado y al Futuro. Sobre el monumento está el Presidente post-revolucionario Miguel Alemán, como el gran diseñador. La Presa Temazcal oficalmente se llama Miguel Alemán. Obra maestra a la Megalomanía revolucionaria, culto a la personalidad.

 

central_miguel_aleman

La estatua de Miguel Alemán. Al pie está una enorme placa con los detalles técnicos de la presa, arriba, el Presidente trae en sus manos un plano con el plan maestro de la Nación.

 

 

mural_viejo_papaloapan

Visión del altar derecho al Pasado. El caos envuelve a la Chinantla, los indios no han aprendido nada después de milenios de vivir aquí. Son presas de las enfermedades, de los caciques, de las supersticiones, de la naturaleza y de su propia cultura. Pronto serán salvados, por las buenas o por las malas.

 

mural_viejo_izq

En el Pasado los caciques atormentan al pueblo, los indios siembran desordenadamente el maíz, las tierras anegadas son improductivas.

 

s

Detalle del centro del Pasado. Los indios semidesnudos son incapaces de comprender las razones de las enfermedades, mucho menos sus curas, cuentan lastimosamente las semillas, sus chozas sucumben a las violentas inundaciones, los curanderos abusan de la comunidad. Hay que salvarlos,

 

 

mural_viejo_der

El Pasado es horrible, ritos primitivos, inundaciones violentas, plantas medicinales que no sirven, niños sacrificados. Lo indio es obsoleto, debe morir.

 

violacion_indias_viejo_papaloapan

Si la parte superior de los murales está siendo devorada por la humedad, la parte baja está casi destrudia por el graffitti. Pero se alcanza a observar el mito de creación de La Raza Cósmica. El Ibérico conquistador que violó a nuestra madre y nuestro inmóvil padre que le regaló a sus hijos.

 

mural_nuevo_papaloapan

Altar izquierdo al Futuro. La selva obedece al hombre, los ordenados cañaverales dictan el camino, las poderosas maquinas son la nueva luz, los insecticidas y pesticidas eliminaran las inconveniencias de la naturaleza. Los créditos arruinarán familias, la educación nunca llegará, la riqueza se la llevarán los mestizos a sus ciudades, el suelo se agotará en el monocultivo, el indio migrará fragmentado.

 

mural_nuevo_derecho

Detalle del Futuro. Los agrónomos y sus insecticidas son bienvenidos, los ingenieros y sus máquinas bufadoras dirigen la acción, los indios vestidos y apaciguados recogen trigo y caña, el agua fluye ordenada.

 

mural_nuevo_centro

Las promesas de la revolución serán las máquinas que transformen, los diseños que planeen, la selva desforestada ocupada por cañaverales, la tranquilidad de la vejez. Las escuelas y la ciencia no llegaron hasta 30 años después de inundado el valle, los viejos mendigan afuera de las iglesias, los ingenieros son blancos mestizos traídos de fuera.

 

mural_nuevo_der

En el Futuro, los niños y niñas morenas vivirán felices en la educación, el deporte, la protección del Estado Paternal, el penoso desplazamiento de sus padres será sólo un accidente en la bella historia.

 

vista_hacia_presa_miguel_aleman

Vista desde lo alto del Templo Mayor, se observa la muralla de la presa donde están las turbinas. El gran Presidente Alemán observa perpetuamente desde las alturas la gran obra bautizada con su nombre.