¡Coman mosquitos! (sobre el IVA en alimentos y medicinas).

Posted on 16 mayo, 2013

0


la_patita

Planeta Tierra, año 2013. Es innegable que la situación económica global es oscura, las naciones están cayendo una a una en quiebra debido a que están intentando desesperadamente tapar los boquetes financieros dejados por especuladores, por mercaderes de dinero imaginario, por anónimos ladrones de cuello blanco. La ideología antisociedad y proindividuo llamada Neoliberalismo y sus torcidos caminos económicos hacen explotar burbujas financieras por todo el mundo.

Llegaron las doctoras.

Las dueñas de Europa pretender reformar el Neoliberalismo desde sus entrañas y tiran viejos dogmas, pero los tiran encima de las cabezas de los trabajadores.

Las dueñas de Europa pretender reformar el Neoliberalismo desde sus entrañas y tiran viejos dogmas, pero los tiran encima de las cabezas de los trabajadores.

Desde sus palacios en Washington y Berlín, las doctoras Christine Lagarde y Angela Merkel -manejadoras globales de la economía- anuncian a los cuatro puntos cardinales que hay que tomar medidas urgentes antes de que se desplome el sistema. En Europa y en USA se han dado cuenta que la teoría económica del Neoliberalismo sólo ha dejado arcas vacías en los Estados y deudas privadas transformadas en públicas.

La situación es tan grave, que Lagarde y Merkel ordenan hacer transfusiones urgentes de dinero constante y sonante a los anémicos y endeudados Estados, y la única forma de hacerlo es aumentando los impuestos. Se ordena lo anterior a pesar de que los Neoliberales han dicho durante tres décadas que los impuestos son enemigos del crecimiento económico pues atentan contra la libertad de acumulación de dinero.

Pero Lagarde y Merkel no dejan bien claro a quiénes se les aumentarán los impuestos ni cuáles impuestos aumentarán, así, cada país decide qué hará. Pero todos deberán obedecer o no tendrán acceso a los préstamos internacionales que mantendrán sus barcos a flote. Llegaron las doctoras y su medicina es amarga.

De Berlín a México se te cae la sopa.

Nuestros neoliberales economistas no se tentarán el corazón al cobrar 16% de impuesto sobre los frijoles de 18 millones de niños mexicanos que viven en la pobreza o pobreza extrema. Tomaron el pan de los niños y se lo dieron a los perros (Cliff dixit)

La resonancia de los mandatos llega a México, territorio en Latinoamérica y uno de los experimentos Neoliberales más agresivos en el mundo, si es que no el más.

A México le llegó la crisis financiera global mucho antes que a Europa y a USA, nuestra burbuja financiera llamada FOBAPROA explotó hace más de una década. Los economistas al mando del país han arrojado a la mitad de la población a la pobreza, los sueldos han perdido más de un cuarto de su poder adquisitivo, el desempleo se mantiene bajo con el ambulantaje y el mercado negro, los pobres se han levantado en una guerra sin ideología llamada la narcoguerra.

Después de dos décadas de recetas neoliberales el Estado Mexicano es un estado flaco que casi no cobra impuestos. México es el país que menos impuestos cobra y recauda de todos los países de la OCDE.

En contra de los postulados teóricos del neoliberalismo, esto no ha conducido a una vibrante reinversión productiva. Al contrario, ha conducido a una acumulación ociosa y obscena de recursos por un puñado de mexicanos, los infames multimillonarios que aparecen año con año en la revista Forbes.

De los 1000 millonarios más millonarios del universo conocido, 15 son mexicanos y entre ellos está el número 1. Esto contrasta criminalmente con los 65 millones de mexicanos –entre ellos 18 millones de niños-  que viven en la miseria absoluta.

Cuando Lagarde y Merkel hablan, los economistas mexicanos se cuadran y buscan de dónde recaudar impuestos, y por supuesto, ninguno piensa en cobrarles a los gatos gordos Forbes ni a sus compañías. Los economistas del gobierno mexicano voltean para abajo y ven a las patitas en el mercado, como traen rebozo de bolitas, se notan más que un traje negro Armani de los de arriba.

Los ricos comen y se enferman más que los pobres.

Cuando uno ve la capacidad de almacenamiento de ácidos grasos que tiene el Dr. Carstens es fácil creer que los ricos comen 7 veces más que los pobres. Cuando uno ve que el Dr. Carstens tiene doble apeido Carstens, también es fácil creer que los ricos se enfermas siete veces más que los pobres, principalmente de males cromosómicos.

Cuando uno ve la capacidad de almacenamiento de ácidos grasos que tiene el Dr. Carstens es fácil creer que los ricos comen 7 veces más que los pobres. Cuando uno ve que el Dr. Carstens tiene doble apellido Carstens, también es fácil creer que los ricos se enferman siete veces más que los pobres, principalmente de males cromosómicos.

La gran idea a implementar este 2013 es el aumento de impuestos, especialmente el Impuesto sobre el Valor Agregado, conocido como IVA. El IVA es un impuesto que cobra el gobierno en operaciones de compra-venta de bienes procesados. Sin embargo, el IVA es reembolsado a toda la cadena de compra-venta, excepto al comprador final del producto, generalmente el consumidor al pie de calle.

Hasta el momento, en México todos los alimentos y medicinas pagan una tasa 0.0% del IVA mientras que el resto de los productos pagan un 16%, excepto en la frontera donde el IVA es del 11% (para “competir” con USA donde el IVA es del 7.5%).

Las razones que esgrimen los que proponen el aumento del IVA son ridículas, por decir lo menos. Así, el Dr. Gordo Carstens, director del Banco de México, apoya la medida diciendo que son impuestos “fáciles de cobrar”, ¡y cómo no van a ser fáciles de cobrar si todo el mundo traga y se enferma!… qué cosas tan brillantes enseñan en el doctorado en economía de la University of Chicago.

Otra razón ridícula es la que dice el presidente del PRI, César Camacho, que asegura que la exención del IVA “beneficia siete veces más a los estratos de mayores ingresos”. Es decir, los PRIístas aseguran que los ricos comen más y se enferman más que los pobres, siete veces más para ser exactos. Incluso cuando lo anterior fuera cierto, hay que analizar qué porcentaje del ingreso familiar se usa en cada hogar rico o pobre.

Por ejemplo, el Sr. Carlos Slim, el hombre más rico del universo conocido, puede gastar 40,000 pesos al mes en alimentos y medicinas exentos, pero dado que su ingreso mensual es de un millón de pesos –debe ser mucho más- el Sr. Slim sólo gastó el 4% de su ingreso en comer y sanarse. Mientras tanto, en el hogar de Panchita la costurera y madre soltera de dos niños, se gastan 3000 pesos en alimentos y medicinas exentos, pero dado que su ingreso mensual es de 4000 pesos, Panchita utilizó el 75% de su ingreso en comer y sanarse.

Si al Sr. Slim le cobran el 16% en alimentos y medicinas, esto significará un pellizco del 0.64% de su ingreso. Pero para Panchita, significarán 480 pesos menos al mes o un 12% menos de ingreso a su pobre hogar. ¿Cómo va Panchita a tapar un boquete de 12% de sus ingresos?. El caso de Panchita no es excepcional. El 50% de los mexicanos tienen un ingreso menor a 4000 pesos al mes.

Lo que los brillantes economistas no quieren decir es que los ricos y la clase media pagarán individualmente más dinero con el aumento al IVA pero el madrazo lo sentirá más fuerte la gente pobre que es la mayoría.

El canto anarquista radical con el que comenzó este post fue escrito en 1956 por Cri Crí. Cincuenta años después sigue vigente la respuesta de la patita a sus patitos hambrientos cuando regresa a casa con las manos vacías: ¡Coman mosquitos!… cuará cua-cuá.

Ponle azúcar a la medicina, doctor.

 La situación de crisis es innegable y a todos nos conviene ver un gobierno económicamente fuerte. Queremos pagar menos por la gasolina pero no se construyen refinerías. Queremos pagar menos en médicos privados pero el IMSS es una porquería. Queremos dejar de usar escuelas privadas pero las públicas se caen a pedazos. Queremos tener ciudades limpias y ordenadas pero no hay para pagar infraestructura. Todo lo que queremos depende de un gobierno fuerte económicamente.

Pero hay que ponerle imaginación. Un impuesto generalizado como el IVA es un asalto en descampado, es producto de mentes enfermas y poco imaginativas. Hay muchísimas opciones para financiar al gobierno.

Se puede combatir a la corrupción. Un sólo político corrupto como la infame Doña Elba Esther Gordillo se embolsó en tres años 2mil 540 millones de pesos en gastos personales, eso equivale al IVA de 440,000 familias como las de Panchita o al 1.5% de los mexicanos. Si caen otras 50 ratas gordas como Elba Esther –y estoy seguro que hay muchos más que 50- se cubre el castigo del IVA sobre los más pobres.

Los dos megamillonarios Méxicanos, Don Telmex y Don Televisa. ¿Qué tal unos impuestitos como a Panchita?.

Dos megamillonarios de los 17 que poseen acta de nacimiento mexicana , Don Telmex y Don Televisa. ¿Qué tal unos impuestitos como a Panchita?, mejor el doble que a Panchita. Eso se llaman impuestos progresivos,  Dr. Carstens.

Se puede imponer el impuesto sobre las ganancias de las corporaciones y un ejemplo clásico son las cadenas de farmacias. En México, las medicinas se venden a un Precio Máximo al Público que según la misma industria está aumentado con un margen de ganancia del 50-100%. Ahí que las cadenas de farmacias como Guadalajara o del Ahorro se anuncien como “de descuento”. Claro que sí descuentan, ¡pero sobre el precio máximo!. Fácilmente, muy fácilmente las corporaciones farmacéuticas pueden absorber el 16% de IVA en medicinas de este Precio Máximo sin que el golpe llegue al consumidor.

Se puede colocar un impuesto sobre las transacciones de compra-venta en la bolsa de valores. ¿Por qué Panchita tendrá que pagar un 16% de impuesto por comprar papas en el mercado y los millonarios compran megacorporaciones sin ningún cargo?. La Bolsa Mexicana de Valores es la única bolsa del mundo que no paga impuestos sobre operaciones y mueve 140mil millones de pesos anuales, la misma cantidad que quiere recaudar el gobierno en IVA.

Ya que ven humanos y ven negocio, les propongo el siguiente negocio. Una inversión en educación masiva para que dentro de 25 años le puedan cobrar 30% de Impuesto sobre la renta a los cheques de cinco dígitos que reciban sus "productos". ¡Para ganar hay que arriesgar papá!.

Ya que ven humanos y ven negocio, les propongo el siguiente negocio: una inversión masiva en educación. Así, dentro de 25 años le puedan cobrar 45% de Impuesto Sobre la Renta (como en Dinamarca) a los cheques de cinco dígitos que recibirán sus “productos”. ¡Para ganar hay que arriesgar papá!.

Se pueden acabar los privilegios fiscales que hacen que las grandes corporaciones no paguen impuestos o que les permiten hacer trucos fiscales para que el gobierno termine debiéndoles o perdonándoles impuestos. Como ejemplo está el obsceno caso de Televisa, corporación especializada en vender mierda audiovisual y que dejó de pagar 280 millones de dólares en una generosa condonación. Si las 11 corporaciones más gordas de México pagaran el 16% sobre sus ganancias (su tasa real es de 6%), el gobierno recaudaría tres veces más que cobrándole a todas las Panchitas de México un 16% sobre alimentos.

O mejor aún, una inversión de largo plazo, un megarescate a la infraestructura y capacidad educativa en todos los niveles, en toda la nación. Dentro de 25 años cuando esa primera generación de mexicanos, hijos e hijas de ese megarescate educativo sean profesionistas capaces, creativos, productivos y que reciban cheques de cinco dígitos, el gobierno les podrá cobrar miles de millones en Impuesto Sobre la Renta. Cuando México tenga una fuerza laboral profesionista y pujante, de alto poder de consumo, ahora sí sería viable cobrar IVA semigeneralizado (excluyendo carnes, granos, frutas y verduras crudas) como lo hacen en su adorado Primer Mundo.

¿Pos qué enseñan en el gabacho?

No puedo creer que en las universidades gringas donde estudiaron sus doctorados los economistas del gobierno sólo enseñen a joderse a la gente más pobre. No creo que sólo sepan aplicar impuestos regresivos o que nunca hayan escuchado de los impuestos progresivos. No creo que no sepan sumar ni hacer reglas de tres. Creo que son simplemente un montón de hijos de puta. Son los ejecutores del Rey Midas, ese que ve monedas de oro donde tú ves a una familia (Desechos dixit).

En algún lugar perdido de México.

En algún lugar perdido de México.