El Águila, la Serpiente y el Atl Tlachinolli

Posted on 29 enero, 2012

13


La agitamos cuando el Chicharito mete goles, la pegamos en calcomanías, la colgamos en la oficina, se la cosemos a la ropa, la imprimimos en playeras. Es la bandera mexicana.

Desde niños nos enseñaron la famosa historia de la mitología Mexica que dio origen supuestamente al escudo nacional que la engalana. El Dios Huitzilopochtli se le apareció a los nómadas Mexicas y les indicó que levantaran una gran ciudad en su honor donde encontraran a un águila devorando a una serpiente sobre un nopal.

Sin embargo, hay otra interpretación que a mi me parece la más adecuada y que está más de acuerdo a la cultura Mexica y su simbología del poder.

Teocalli de la Guerra Sagrada. Símbolo original del águila, el nopal y el Atl Tlachinolli

El águila era una de los principales representaciones del arrojo y el valor (la otra es el jaguar). Tanto así, que una de las dos principales fuerzas de élite del ejército y de la estructura política de los Mexicas (que eran casi lo mismo) fue la orden militar de los Guerreros Águila.

La “serpiente”, en realidad no es una serpiente, es un glifo reinterpretado por los curas franciscanos. Lo que el águila original contiene saliendo de su boca es un glifo llamado el Atl Tlachinolli que literalemnte significa “agua incendio” pero se puede traducir como” el agua en llamas”. El agua en llamas es el símbolo que indica que alguien está hablando de la guerra.

Y de la guerra los Mexicas sabían mucho. El despliegue militar Mexica debió ser algo terrorífico de ver. Cada hombre era un guerrero. Miles de ellos en formación perfecta y atavíos monumentales destruirían totalmente y sin mediar palabra a la primera ciudad del territorio a conquistar. Después enviarían los cráneos decapitados de sus príncipes a los de la siguiente ciudad.  Así rápidamente todos los demás se rendían y el Impero Mexica podía anexar extensos territorios con un método basado en la sorpresa y el shock.

El símbolo del Atl Tlachinolli augura que la guerra de los Mexicas será tan violenta que quemará incluso al agua.

En el magnífico monumento conocido como el Teocalli de la Guerra Sagrada que podemos admirar en la Sala Mexica del Museo Nacional de Antropología, el símbolo de Tenochtitlan no contiene ninguna serpiente, sólo al águila sobre el nopal (Tenoch = tuna, primer gobernante Mexica, glifo de Tenochtitlan) lanzando un grito de guerra en forma del Atl Tlachinolli.

Así el símbolo de la antigua Tenochtitlan tiene dos versiones, la versión que el águila está en paz (que todavía portan los documentos oficiales de la Ciudad de México) y la otra versión donde el águila esta llamando a la guerra total y terrible, la que promete que en su torbellino se convertirá al agua en fuego.

Este último es el símbolo que permanece hasta nuestros días. Los piadosos curas franciscanos, grandes conocedores de la cultura Nahuatl, prefirieron transformar al río en serpiente y asignarle un valor de la lucha del bien contra el mal.