Militarización, Fascismo y Propaganda a la Mexican Style

Posted on 5 julio, 2011

1


Iconografía y diseño de la propaganda nazi en su cenit de poder. ¿Que "maravillas" hubieran hecho los nazis si hubieran conocido los "spots" en "prime time"?

Los Nazis fueron el régimen militar más exitoso en cuanto al uso de la propaganda . Durante su reinado de terror de casi treinta años, analizaron de  forma sistemática  los alcances de la propaganda militar como herramienta de manipulación de masas.

Y es una fórmula que funcionó y sigue funcionado. Hay países como Estados Unidos donde la cultura de la militarización mantiene castrada mentalmente a un porcentaje muy grande de la población. La guerra en Iraq inició con una aprobación de 74%. Los abusos en las cárceles en Iraq y en Guantánamo apenas levantan roncha aun en los sectores más educados.

¿Qué tiene la guerra que es tan fascinante?.  ¿Qué será?, ¿la homogenización del uniforme?, ¿el dedo sobre el gatillo que puede robar vidas?, ¿el impresionante sonido de las botas sobre el suelo?, ¿el fálico cañón de los tanques?, ¿el brillo de los galones en el pecho?… ciertamente no es la sensación pegajosa y caliente de la sangre fresca, ni los gritos del que tiene esquirlas en los ojos, mucho menos el olor del vómito, heces y orines del moribundo doblado por el dolor.

Ya lo dijo Erasmo de Rótterdam: la guerra es un deleite para aquellos que no la han experimentado.

Felipe Calderón -como buen aprendiz del Imperio Yankee- imita a sus maestros con burdos intentos de militarizar a México y de convencernos de su inútil Guerra contra el Narco. No son suficientes los retenes que tenemos que cruzar a diario para ir a trabajar, también tenemos que ver propaganda militar que exalta la gloria y nulifica la parte dura y cruel de la guerra. Propaganda militar que es nieta de la producida por el infame Dr. Goebbels del Ministerio de Propaganda e Instrucción Pública de los Nazis.

En la propaganda de militarización de FeCal, los soldados sonrientes llegan a pueblos miserables a sustituir la vida civil. Todos sonríen, todos aplauden, no hay bajas colaterales, no hay violaciones a los derechos humanos, no hay balas perdidas.

Ya circulan en nuestra televisión –pagados con nuestros impuestos- comerciales propagandísticos neo-fascistas. En uno, con música de zozobra de fondo, llega un batallón con camuflaje táctico de combate a un pueblo miserable, hasta que una viejita comienza a aplaudirles. Así, con música lacrimógena se une el resto de la población en el aplauso. Los close-up revelan que los soldados no van armados, llevan insumos médicos, camillas, palas (¿qué obsesión tiene los fascistas con las palas?, ver la imagen al final) y unas mochilonas gigantescas. Abrazan niños (¡clásico hitleriano!). FeCal no manda a las comunidades pobres médicos, ni maestros, ni ingenieros. Manda soldados, militarización de la vida civil.

La propaganda neo-fascista de FeCal muestra a soldados mexicanos combatiendo a... ¿las tropas de Napoleón II?, ¿al Huracán Arlette?. No, combaten al enemigo innombrable: la pobreza transformada en narcotráfico.

En otro comercial de la SEDENA -mucho menos sutil que el anterior- ambientado con música de Star Wars, se observan distintas operaciones militares de movilización a zonas de combate (nada indica que sean de desastre). Todo acompañado de cinemática tipo Saving Private Ryan. El Ejército clama que siempre está listo para estar ahí con nosotros cuando lo necesitemos. Al Ejército lo necesitamos en dos ocasiones (y así lo manda la Constitución), cuando nos invada una potencia extranjera y cuando haya un desastre natural. De lo primero, hay muchas invasiones extrajeras, pero ninguna es militar (por el momento), y de lo segundo no necesitamos rifles tácticos de asalto R-15 para combatir huracanes, más bien costales de arena y muchos trascabos. Así que gracias por estar ahí, pero los queremos sin armas.

Todo es culpa de un tal Carlos (¿¡Salinas!?). Por él se están movilizando miles de soldados en todo México. Hay que buscar al tal Carlos para ver si le pide a FeCal que mejor se movilicen civiles: maestros, ingenieros, artistas y médicos.

En un tercer comercial, tal vez el que más tiempo aire ha recibido, distintos cuerpos del Ejército y Fuerza Aérea se muestran sudando la gota gorda en sus arduos entrenamientos, o realizando acciones de asalto o sufriendo estrés post-traumático (chequen al que dice “por Laura” en el segundo 31). Al mismo tiempo mencionan nombres comunes entre los mexicanos. El mensaje es que lo hacen por nosotros (como si no les pagaran) y que las fuerzas armadas son “La Gran Fuerza de México”. No es la ciencia, no es la cultura, no es la historia, no es la inteligencia, la gran fuerza de México son las balas.

Desde abajo y a la izquierda exigimos un alto total a la propaganda neo-fascista de FeCal que induce a que nos acostumbremos a la creciente militarización de nuestra querida y moribunda república. En un país donde 70 millones viven en la pobreza, es obsceno que el gobierno -o lo que queda de él– se gaste millones de pesos en producir y transmitir propaganda de militarización.

 No les creemos nada, ¡no a la militarización de nuestras calles ni de nuestras mentes!

 ¡Que Hitler y Goebbels se regresen al pozo donde los echaron los rusos!

Los mexicanos estamos siendo bombardeados por propaganda de naturaleza neo-fascista que desea que nos acostumbremos a un estado de militarización de la vida civil. En el panel de arriba son imágenes extraídas de propaganda del Ejército Mexicano que actualmente se transmite en cadena nacional, abajo, son imágenes de carteles clásicos del cenit de terror del Partido Nazi. La iconografía es sorprendentemente similar. No me costó ningún trabajo, sólo googlea "nazi propaganda" y encontrarás tus propias similitudes.

Collage de la propaganda Nazi original consultada. Primer Cartel, invita a los holandeses a atender al llamado de la SS para combatir a los bolcheviques. Segundo Cartel, asegura que todos apoyan a las Juventudes Hitlerianas. Tercer Cartel, invita a los niños a saber más de Hitler. Cuarto Cartel, asegura que la militarización es la respuesta al desempleo en Alemania. Quinto Cartel, dice que la Infanteria alemana es la reina de todos los ejércitos.