La Guerra contra el Narco se transmite por YouTube (Parte I).

Posted on 14 julio, 2011

4


(Parte II, ParteIII)

Diez y ocho muertos en Ciudad Juárez. Silencio. 24 acribillados en Monterrey. Silencio. 14 abatidos en Zacatecas. Silencio. 5 más en Veracruz. Silencio. Silencio. Los medios masivos de comunicación guardan silencio. Todo esto ha sucedido en las últimas 48 horas previas a que se escriban estas líneas y sólo algunos cuantos medios convencionales impresos como La Jornada, El Universal y Proceso dan cuenta del caos.

La muerte de México a balazos, impunidad e indiferencia.

No hay nada más vívido y que nos dé una idea real de la magnitud de este conflicto que un video, que un audio. Pero en la televisión, cualquier cosa es buena para rellenar el boquete informativo y taparle los ojos a la gente del camino de destrucción que ha dejado la guerra que Felipe Calderón empezó y que no sabe cómo terminar.

Pero en el siglo XXI la censura y la simulación de los de arriba es casi imposible de lograr. Ciudadanos valientes, medios digitales independientes, blogs especializados en “leaks” y los propios combatientes son las fuentes primarias de información de este desastre llamado Guerra contra el Narco.

Para aquellos que vivimos cerca de zonas calientes o que tenemos a nuestros seres queridos viviendo en alguno de los frentes de guerra es frustrante no tener información accesible. Así que acudimos a estos nuevos medios y en este artículo les presento las estampas de guerra que he encontrado en YouTube.

No presento videos de máximo terror necrófílo, es decir, aquí no encontrarán castraciones, desollamientos, decapitaciones, desmembramientos, torturas ni ejecuciones (que también están videograbadas). No creo que el lado necrofílico de la guerra sea de utilidad para convencer que esto debe parar.

El día que escuché en vivo el opaco y potente sonido de un AK47 escupiendo sus colmillos de metal me convertí en un pacifista convencido. Así que espero sea suficiente para convencerlos, queridos lectores, de que esto debe parar. Espero que su corazón y conciencia se muevan cuando escuchen la angustia de la voz de los periodistas atrapados en la balacera, vean los carros quemándose, respiren el dolor de los prisioneros de guerra, y atestigüen el drama de las juventudes perdidas. Sin embargo, quien tenga estómago o no esté suficientemente convencido de la brutalidad de esta guerra, puede -bajo su propia responsabilidad- buscar esos otros videos narco-necrófilos en el famoso Blog del Narco.

Los videos que están en YouTube dan cuenta de todos los aspectos de la hecatombe. Así que los he clasificado en varias secciones. No es una lista exhaustiva, descubre tú mismo más información (Tip: baja la resolución de YouTube de 360 a 240 para que sea más rápido descargar los videos).

I. Capacidad de Fuego.

Muchos inocentes todavía creen que esta guerra se pelea por bandas desorganizadas de cacos que corren con pistolas calibre .22 de seis tiros. No. Esta guerra se combate por unidades móviles de decenas de sicarios entrenados en tácticas de combate y alto poder de fuego.

Un video  impresionante que ilustra lo anterior fue captado por ciudadanos que fueron atrapados en medio de una balacera entre comandos del crimen organizado en Valle Hermoso, Tamaulipas. Aún cuando huyeron buscando refugio (¡ahí vienen!, ¡ahí vienen!, gritan) tuvieron el valor de dejar la cámara filmando en una posición fija. En el video se puede observar nítidamente la retirada táctica gradual y organizada de uno de los bandos. Decenas de camionetas de 8 cilindros chillan sus llantas y salen a toda velocidad del sitio de combate bajo la cobertura de sus compañeros.

Otro video que aunque no contiene tiros ni acciones a alta velocidad, sí muestra la capacidad de fuego de estos comandos. En Apatzingán Michoacán, se anunció que un cártel saldría a eliminar a sus competidores. La noche previa a la purga y a pesar de que en esa ciudad hay una Zona Militar Permanente, decenas de camionetas desfilaron por las calles haciendo alarde de su organización. Se puede observar que cada una de las camionetas trae ametralladoras montadas y que gozan de la simpatía y admiración de la población. A pesar de que este video se publicó el mismo día que se suscitó el hecho, días después dos helicópteros de la Policía Federal serían derribados. ¿¡Para qué mandan helicópteros a combatir unidades móviles con capacidad de fuego antiaéreo!?. El Estado Mayor debería checar YouTube todos los días.

II. Reporteros Pecho a Tierra.

Valientes reporteros de medios independientes o locales se juegan el pellejo juntado la información. No pocas veces, en el ejercicio de su trabajo han sido atrapados en el fuego cruzado entre militares y comandos.

Es impactante el reporteado por CableCom de Reynosa. El periodista no da crédito de cómo va escalando una escaramuza hasta convertirse en una ofensiva completa con cortinas de granadas. El nerviosismo de su voz es máximo y aún a pesar de eso, continúa describiendo los eventos al mismo tiempo que se preocupa de la seguridad de su equipo.

Otro es el reportado por la agencia Quasar de Michoacán. Los reporteros se acercan a una zona donde se habían reportado enfrentamientos. Cuando llegan descubren de forma súbita que se reinicia la balacera. Rescatistas, periodistas, policías y gente común salen corriendo desesperados buscando un refugio. Así de repentino y de intensos son los enfrentamientos. Al final sólo se escuchan llantos.

Un tercero es el de un periodista en Veracruz que queda atrapado en el fuego cruzado. Pecho a tierra, congelado por el miedo, el periodista no deja de grabar ni de maldecir mientas vuelan de forma imparable balas a su alrededor. Los soldados lo ayudan a huir de la balacera mientras la cámara capta a los rifles escupiendo balas. No puedo evitar señalar que es cómico el momento cuando, por fin a salvo, se comunica con un compañero que le dice “se armó el desmadre”, a lo que el reportero responde “vete a la ver…”.

III. Ciudadanos Valientes.

La mayor parte de los combates pueden caer en la clasificación de guerrilla urbana. Sin embargo en las amplias llanuras de Michoacán o del Norte de México, adquieren el carácter de guerrillas rurales, que gracias a su movilidad, pueden cubrir amplias extensiones de territorio de violencia y terror.

Una zona desangrada por la violencia es la Frontera Chica que hace colindar a Tamaulipas y Texas. Paso de entrada a las grandes carreteras que atraviesan a Estados Unidos de Sur a Norte y de costa a costa, que son una posesión muy valiosa para los cárteles. Ahí, una ciudadana desesperada ante la minimización del conflicto en Camargo, se arma de su cámara de video y recorre la carretera llamada la Ribereña. Reportea carros y propiedades quemadas y balaceadas y describe la intensidad de los “topones”. Pide ayuda ante la pasividad de las autoridades.

Otro video ciudadano fue tomado en Michoacán y publicado el mismo día que sucedieron los eventos. Un viajero que circula rumbo a Apatzingán es atrapado en medio de los enfrentamientos. Por kilómetros, graba la estela de destrucción que dejaron los narcobloqueos. Cuando cree que ya salió del caos, se encuentra de frente con un enfrentamiento entre Federales y Narcos, ante lo cual tiene que dar vuelta estrepitosamente junto con todos los demás motoristas para huir de la balacera.

IV. Comandos en Acción.

Aunque muchos comandos han sido capturados en video en acción, la calidad de estos videos es muy mala, y se entiende por el nerviosismo de la gente o reporteros que capturan las imágenes. Pero hay videos captados por cámaras de seguridad que si muestran el accionar de los comandos nítidamente.

Las ejecuciones individuales son otro elemento característico de esta guerra. Frecuentemente, mandos policíacos locales son los blancos de estos violentos ataques ante los cuales se encuentran totalmente desprotegidos, a diferencia de Calderón y sus famosas tres cuadras de cordón de seguridad. Uno de estos atentados fue captado en su totalidad. Un mando en Monterrey se encontraba en una joyería con su esposa cuando en tan sólo 3 segundos un comando armado entra a la tienda y los acribilla a todos, al mando, a su esposa, a la empleada y al guardia de seguridad. Incluso uno de los asesinos resulta gravemente herido por su propio compañero que pierde el control del cuerno de chivo al ser interceptado por el guardia de seguridad. Como cuando cae un relámpago, el inmenso poder del Narco cegó la vida de cuatro personas.

Otro video realmente impresionante es el captado por una cámara de seguridad en un crucero en Creel, Chihuahua. Si bien escogí esta versión que sí llegó a la televisión comercial este video fue primero “leakeado” a la red. En el lapso de una hora durante la madrugada, un megacomando de 11 células (60 sicarios aprox.) armados y empecherados, se posesiona del pueblo. Aterroriza a los conductores, los golpea, les roba cosas, se drogan, toman posiciones, rodean a una casa, matan a todos sus ocupantes, se retiran y ninguna autoridad hizo presencia. El toque tragicómico es que teniendo tanto dinero, le roban un seis de cervezas a un automovilista. Hay que reconocer que gracias al video, se arrestó al líder de la operación, un tal “Cumbias”. Chihuahua sigue siendo asolado por los cárteles.

V. La Desorganización de la Autoridad.

Cuando la Policía Federal desea retomar el control de un territorio perdido ante El Narco, lo primero que tiene que hacer es inactivar a… la policía local. Esto no siempre se hace de forma pacífica. Además, no en pocas ocasiones el ejército tiene que someter a… la Policía Federal que llegó antes que ellos.

Así sucedió en Monterrey donde municipales y federales se encañonaron en medio del tráfico dejando atrapados a decenas de familias deseperadas y en pánico por observar el  zafarrancho donde se cortó cartucho y se apuntaron en la cara… entre las propias autoridades.

Un caso muy sonado fue el de Ixtepec, Oaxaca, zona de tráfico y secuestro de migrantes centroamericanos. Ahí, la Policía Municipal –que le fueron retiradas las armas- arrestó a un grupo de Policías Federales que escandalizaban en un bar. Al enterarse de ello, sus compañeros PFs llegaron bien armados y empecherados a “rescatarlos”. Golpearon, gritonearon, jalonearon hasta llegar al punto de tirotear y herir a tres municipales, incluso a mujeres policías. Todo se observa en el video. Toque tragicómico cuando llega un PF ordenándole a un municipal que suelte a un PF borracho, el muni lo suelta y el borracho azota en el suelo, entonces le increpa “¿¡ah, lo soltaste!?”.

En la segunda parte del video, se observa cuando llega el Ejército Mexicano a auxiliar a los policías municipales y tiene sometidos en el suelo a todos los PFs que en la primera parte violentaron a los municipales. Ahora si muy mansitos con un guacho montado sobre cada uno. Kafkiano ¿qué no?, así de organizados están las fuerzas del orden.

VI. La Juventud Perdida.

Está bien documentado que la mayoría de los soldados de los cárteles del narco son jóvenes menores a 25 años.

Existe un video “leakeado” por el famoso Blog del Narco donde se observa cómo se cuelgan las narcomantas, una de las formas en que los cárteles se increpan entre sí. Lo valioso del video es que se puede observar por primera vez la vida “normal” dentro de una célula del narco. Los muchachos deben tener entre 16 y 18 años, cotorrean entre ellos, se ponen apodos graciosos (Comandante Pinky y Pokémon), se sacan videos chuscos, se presumen sus “gadgets”, caramba, soy yo a la misma edad conviviendo con los cuates de la prepa. La cosa se pone sombría cuando a punta de cuernos de chivo y a plena luz del día, toman un puente en Ciudad Juárez. En total impunidad cuelgan una narcomanta. A la vez que apuntan a los automovilistas, cantan narcocorridos, y cuando acaban lanzan el famoso grito de “¡fuga!”. Ellos lo usan para escapar de un ilícito violento, antes la juventud lo usábamos para escaparnos de una clase. ¿Triste, no?.

Otro video dramático, no por su contenido violento, sino por los rostros de los muchachos que salen en él. Después de un fuerte enfrentamiento en Zacatecas, el ejército captura a una célula en entrenamiento, la sorpresa de los militares fue que agarraron a puras muchachas de 16 años. Juventud perdida., sicarias de los Zetas listas para entrar en acción. No impresionan las revelaciones de que habían corrompido a la policía local, o de que los estatales les surtían armas, lo impresionante es ver los rostros fríos de las muchachas, explicando sus deberes en la estructura del cártel. Este si recibió tiempo aire en los medios masivos.

VII. Prisioneros de Guerra.

Esta es la parte más fuerte de la compilación. Si bien no existe violencia explícita, es muy tenso ver los interrogatorios que hacen los cárteles a los rivales capturados. Gente pobre acosando a gente pobre, se puede saber por los acentos de barrio que tienen todos.

En este video hay que destacar primero el armamento de la célula, rifles R-15 con mirilla telescópica, lanzagranadas y cargador completo, un rifle Barrett de francotirador, todos de fabricación gringa. Lo segundo es la humilde extracción del capturado, un indio oaxaqueño, el pobre anda combatiendo en Tamaulipas, a cientos de kilómetros lejos del hogar. No es difícil saber cuál fue su destino después del interrogatorio.

El segundo es verdaderamente impresionante, ahora es un comando Zeta es el que captura e interroga a unos CDG. Cuatro prisioneros heridos con uniformes de camuflaje táctico están amarrados y vendados de los ojos mientras alguien los interroga. Ellos cuentan con crudeza las vicisitudes del combate. La composición del grupo es revelador, un marino desertor, un guatemalteco, un veracruzano y uno con acento de la huasteca. Cuando le preguntan al marino que porqué había desertado después de ocho años, la respuesta es concreta: “por la lana”, y es que los sueldos que les ofrecen los colocan automáticamente en el decil más alto de ingreso en México. El guatemalteco rebela la compleja e impresionante red de reclutamiento que los narcos tienen en Centroamérica. Un hacha se asoma esporádicamente, el hacha con que los van a matar, al estilo de la Última Letra.

About these ads